martes, julio 26, 2016

Bibliografía



Me han pedido las cubiertas de mis libros y ya de tenerlas, pues las comparto. Por supuesto a las que tienen acceso electrónico llevan su correspondiente hiperenlace.


2008. Traviesas de poesia



https://issuu.com/fzapalo/docs/litro_de_versos_digital
2009. Eolas


2011.Nanoediciones

https://issuu.com/fzapalo/docs/balances_parciales 

2011. Eolas


https://issuu.com/fzapalo/docs/el_ladr__n_de_peras_3___1_

2013. Origami

 

2013. Eolas 


2013. Zoográfico

https://issuu.com/ebookprofeno/docs/the_bestiario_de_felipe_zapico

2014. Ebookprofeno

https://issuu.com/ebookprofeno/docs/etimolomias
 2015. Ebookprofeno


 2015. Alkibla




 2016. Amargord

  
 2016. Ediciones Ají


  2016. Letras Cascabeleras 

Y lo que vendrá, vendrá.

Gracias a todos.




sábado, julio 09, 2016

Dónde están




Es plena madrugada cuando

me quedo petrificado pensando

en dónde estarán todas las uves dobles de los

teclados abandonados de

millones de máquinas de escribir desaparecidas

al abocarse el siglo

y dónde estarán los acentos

y dónde estarán las zetas y las emes

y dónde habrán ido a parar las comas y los puntos

las interrogaciones, ay las interrogaciones, y los signos de admiración

dónde la admiración.

Dónde estarán todas, imagino que en remotos países

donde acumulamos la basura y la destrucción

y

entonces pienso en los millones

de refugiados

¿dónde están?

es madrugada y no sé dónde están

hace demasiado tiempo que

no sé nada de ellos

pienso en ellos

pero no sé dónde los tienen

que hacen con ellos

cómo viven esta noche

dónde se despertarán mañana

¿dónde están los refugiados?

jueves, julio 07, 2016



Versos con título facticio, El vínculo no vale.
Presentación de la revista FAKE nº4 Vínculos.


lunes, febrero 22, 2016

Muros marcados con tiza



Nuevo libro Muros marcados con tiza 
en Amargord Ediciones. 





Para presentarlo comenzamos la Orsini Tour 2016








 

jueves, enero 28, 2016

Escalofrío sin nombrarlo en 24Horas.





Escalofrío sin nombrarlo



Sudor tenue que mata


                                                               el pavor ante el deslizamiento



de sus ropas al abismo.               
                                                              

El roce del tirante del sujetador


abatiéndose sobre el brazo tatuado,



allí donde se acumulan los besos


en la temporada de entretiempo.





                                                               Y el temor sabroso recorre





esas zonas remótas
                                                                                                             


y desprevenidas



sumándose al caos cotidiano de los deseos

                                                                                                                                                            
evaporados



distantes entre el dolor armónico
                                                                                             


y la pasión sulfurosa



que abrasa labios y deseos.

                                                              


Cuerpos abandonados tras el placer



arropados en la soledad correspondiente
                                                                                             


habitual
                                                                                                                            


tremenda

                                                                                                                                            


abrumadora

                                                                             

la soledad escueta de los abrazos



sinceros
                              


con el fingimiento justo
                                                                                             


para llegar a la mañana siguiente.



Amanece en las rendijas de tu mirada
                                                                                             


y ya me duelen todas las partes
                              


de las que carezco
                                                                             


aprisionadas tanto de ausencias



como de presencias
                                              


golpeando discretas
                                                                                             


en la memoria que quiere




desmembrarse
                                                                                                             


justo antes del último jadeo. 





Colaboración de Felipe Zapico Alonso a 24Horas de Aller&Jular.

lunes, enero 25, 2016

Abierto en femoral en Un minuto de ternura (Selección y edición de Uberto Stabile)





Abierto en femoral en Un minuto de ternura (selección y edición de Uberto Stabile)

Al sol de los jubilados implacable, perdido; sentado mirando la nada más absoluta, rueda la bola semi esférica casi sin querer derribando el miche, en su rodar curvo y apesadumbrado
Una mano taponando mi vida toda la noche con insistencia sin desmayo, una mano en la femoral, donde el pitonazo, por donde me averiguaron la vida antes de la muerte tan pequeña y ramificada como deltas arbóreos y sonrosados.
Toda la noche tu mano adornando mi muslo, mi herida, mi vida, tapando el resquicio de muerte tardía, o temprana, tan de mañana

                oculta

                               tras  

                        las

                                                       persianas

                desplegadas

                                               en síncopa

                                                                              imperfecta.

Toda la noche aprisionado en tu amor delicado y la contundencia de tu silencio, cuidando que la sangre no brote, no se escape, no riegue queda y callada, el sabor inerte de la vida

tendida.



Felipe Zapico Alonso



martes, enero 05, 2016

Sosiego ultra realista



Sosiego ultra realista

Saltan despavoridas las ranas a la calzada
y las falenas abrevan en charcos junto a la línea continua
interminable bajo el túnel de árboles
sombríos y desgarrados por la galerna
vespertina
virada a ferocidad nocturna.
En la madrugada tras las niebla
y las salpicaduras de salitre
arremolinado
veo como más de dos toneladas de coliflores
son engullidas
por tres avestruces
cinco bisontes
tres llamas (una se desentiende abrevando más allá)
dos orix celestiales
unas gacelas colinegras
y
un par de yaks.
Las coliflores se amontonan crudas
que nadie se preocupe
hoy no habrá olor fétido
huyendo de la olla.
Algo más tarde
una mujer espera bajo la arboleda al coche
de línea
y
al final todos volvemos a la casilla de salida.