sábado, septiembre 14, 2013

Nunca miraré para otro lado



Nunca miraré para otro lado

                                               A Noelia y su madre Lola.

Llego a casa después de escuchar a Lola contar la historia de Noelia
y me pregunto ¿qué puedo hacer?
y
 me digo que la próxima vez que vea a un preso
esposado y rodeado de maderos
en el hospital
le miraré a los ojos de frente
y pensaré que es una persona
tan normal o anormal como yo mismo
y si puedo le ayudaré a huir
y cada vez que lea, escuche o sienta
que
otro preso se ha suicidado
en el talego
torceré el morro
desconfiaré hasta el infinito
y lanzaré un abrazo al aire
cada vez que sepa
que dicen que un preso
se ha pateado todo su cuerpo
y
que su sexo está tumefacto
que su espalda está abrasa a golpes
que todo su cuerpo es un cardenal
sabré que eso se lo han hecho
esos quienes quieren que les traten de don y doña
cuando lo más que merecen
es el escarnio publico
por torturar
por atentar
por humillar
por taparse unos a otros
cada
vez que se sepa que un preso
ha muerto enfermo y recluido
pensaré que se trata de un
programa de exterminio
cada vez que me  cruce con un enorme
autobús donde los picoletos
trasladan a los presos
sin pausa de aquí para allá
sin aviso ni más causa
que la de ser un preso desobediente
inadaptado
que
no se deja domesticar
intentaré pinchar todas sus ruedas
y
 cuando escuche
las palabras
sobredosis
ajuste de cuentas
reyerta
no me creeré nada
y siempre pensaré en
los
culpables uniformados.
Y aparte de todo esto
una vez al día gritaré
que estos presos
están aislados
estos presos
no tienen piscinas
ni jacuzzis
ni televisión
ni internet
y
les esconden las cartas de apoyo
les pierden las pertenencias
y
les persiguen con sanciones que se acumulan hasta más allá
de
la
muerte
de
la vida
perra
de
carcelero.
Y lo que haré desde hoy
será  apoyar a cuanto
preso represaliado
sepa
de
su
existencia.

4 comentarios:

Mareva dijo...

arrebatas
incendias rebeldía y remueves sangre
placer de que tu voz exista sobre lo silenciado!

Narciso el valvulista dijo...

Muchas gracias por tu cariño

Biblioteca de Coria dijo...

Siempre haciéndonos mirar de frente ante sucesos a los que solemos mirar de soslayo...

Fernando Barbero Carrasco dijo...

Narciso: Prepararemos juntos las piedras y los palos para acojonar a los que quieren acojonar.
Las personas no somos pájaros ni monos para tenernos detrás de las rejas, verjas y candados.
¡Libertad!