domingo, marzo 28, 2010

Dolores de poesía en los bares



La culpa de todo la tuvo un porrón de mistela. Y una foto, para que al hacerme el chulito bebiese y bebiese hasta que los dientes quedaron pegajosos. Todo ello ocurrió en el Benito donde habíamos sido convocados por fuerzas telúricas (o por correo electrónico, pero queda mejor fuerzas telúricas) y allí se personaron amigos variados y diversos, de los de verdad y de los de feisbuk que se ahora ya son de verdad. Y la abundancia de cámaras, camarazas y camaritas. Seguramente tendremos fotos de todos los perfiles, para su utilización después de la rueda de reconocimiento, pues todos queremos reconocimiento, aunque sea en una rueda para descubrir al culpable, algo que casi ninguno queremos ser.



Hubo poesía y sobre todo divertimento. Aunque la poesía puede ser dolor, hubo divertimento y disfrute.

Después del porrón de mistela, hubo cañas y cervezas (tercios por supuesto). Hubo abrazos y besos, hubo poesía y reencuentros y recuerdos, recuerdos. Hubo poetas en presencia continua y otros en presencia alterna. A algunos les prestamos la voz, sólo la voz, como a Luis Miguel Rabanal y Aldo Z. Sanz y de sus gargantas en la lejanía llegó alto y claro el son sus letras, sus renglones, sus versos.




En presencia estuvo Toño Morala, Ildefonso Rodríguez, Silvia Díaz Chica, Jorge Pascual, Xen Rabanal, Víctor M. Diez, Juan Carlos Pajares, Eloisa Otero, Vicente Muñoz y Felipe Zapico, que desde la niebla esto os narra.

En ocasiones no se oía a los poetas, bien porque no había micro o este se acoplaba con los versos, o tal vez había versos que se acoplaban al micro, igual que otros se acoplan al cerebro y algunos, unos pocos, se acoplan al corazón. Pero ay de aquellos que se acoplan a la garganta y no se sueltan, no se sueltan; cómo duelen.







Tras varias cervezas, orujos, cubatas y otros pólenes, después de recitar en la calle a la puerta del Bardalla, con gran emotividad y frío por parte del respetable, que solicitó la oreja y el rabo de alguno de los participantes, así como el indulto de alguno de los ausentes.

El Cafetín, fue un runrún de recuerdos, de botellas de mistela añejas y aceitunas matutinas, antes del primer poema, del primer amor, del primer dolor. Bajo su arco falso de escayola declamamos, contamos, nos herimos y nos curamos. Aquí se unieron al grupo dos poetas espontáneas Ena y Nuria.




La letanía continúo bajo la luz de la catedral a esas horas en la que la noche devuelve la luz recogida durante el día y la envía de dentro a afuera a través de sus vitrales coloreados, coloridos, doloridos de tantos escarnios contemplados.


El CCAN, fue el cierre, el broche el boquerón de proa. Terminada un concierto de blues, y con un micro abierto, soñamos que no habían pasado 30 años, o uno menos, soñamos que todos los huecos de ausencia y desolación se rellenaban, se cubrían.




Los versos se repitieron incluso tras pedirse un bis a los participantes. Al final volvió el blues, la canción, las gargantas cerca de romperse, de estallar, la cabeza nublada. Pero cuando logramos irnos a la cama, estábamos tranquilos, cautivos, señalados.


(Las fotos son mias, salvo la mia que es de JR. Vega, Chouman para mi).

7 comentarios:

silvia d chica dijo...

una noche especial, con algo mágico en el ambiente,
un abrazo zapiss
silvi

CdP dijo...

Hola Narciso,

Vengo desde el correo de Toño Morala, quien me ha acercado a este tu último post.

Un viernes de dolores lleno de "pasión" por la poesía. ¡Bien! Me alegra no hubiera abstinencia de poesía.

Abrazos desde Barna,
Montse.

Luis Romero dijo...

Hola Felipe. Como pienso todavìa que "la Poesìa es un arma cargada de futuro", me ha parecido una estupenda idea lo de los Viernes de Doloes y Poesìa....entre amigos y con unas copas. Que maravilla!!!
Luis Romero

Narciso el valvulista dijo...

Gracias.
Si hoy viviese en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla, donde hay metro (y a pesar de mi claustrofobía) me metería con un comando de poetas callejeros en el Metro y allí iría por los andenes y vagones contandolo todo. Asemejando a aquellos pedigüeños que conocí en los trenes de entrada a Madrid en los últimos años 70. Vamos que recitaban su poesía con la moraleja de que pedían para no robar.
Pués eso regalo esta idea a quien quiera recogerla y si me invita a ello me tomaré un lexatin y allá abajo me tiraré.

Salud

Karasur. dijo...

Hermosa crónica Zapico, que demuestra una prosa muy bella también.
Ya sabes aquello de cada loco con su tema y yo quería dejar claro que esa foto que te han hecho es fabulosa, realmente bella.
Sentimos envidia de no haber estado ahí.
Un abrazo.

Amparo Bernal dijo...

Qué bueno!! Gracias querido Toño por compartir la magia en los bares.
Besos.

Narciso el valvulista dijo...

Queridas y queridos amigos debemos sacar la poesío de los salones de actos. La poesía debe de estar en la calle, en los bares y mercados, en las peluquerías y fruterias, en todos lo sitios donde haya vida, movimiento, esperanza.

salud