martes, noviembre 05, 2013

Maletero



Maletero

En el maletero
llevo un megáfono
que esparce
palabras de todos los colores
y me lo regaló mi amor.

Llevo también algunos de mis libros
por si algún loco
los necesita
al pronto
para no volver a la cordura.

Dos o tres sprays
tres plantillas
pegatinas
un
pasamontañas
botas de escalada
dos bastones telescópicos
una
cacha con punta de hierro
un paraguas
dos triángulos reflectantes
un chubasquero
una caja de bombillas rotas
piedras de cien playas
y todo lo que olvido
en
breve dejaré aquí
las raquetas de nieve
y
claro una caja
con cadenas
que espero no tener que poner
llevo también
la linterna frontal
por si tengo que despertar
a
algún auditorio dormido y hundido
por el materialismo dialéctico.

También hay por allí
un sombrero
de paja
pero está ya bastante abollado.

Y todo esto sorprende enormemente
a
los picoletos
a
cada registro
sobre
todo
siempre
sospechan
de
los
libros.

1 comentario:

carmensabes dijo...

Los libros siempre son sopechosos porque expanden endorfinas y ahy quien tiene dormidos los instintos.

Besos, me ha encantado.