martes, noviembre 20, 2012

Extraño otoño



Extraño otoño

Extraño otoño
con precios por las nubes
y
niebla en los establos.
Extraño otoño
con cigüeñas anidando
acampado
sin permiso
impertérritas.
Extraño otoño
con
azahar en un naranjo
cerca de mi casa
junto a la catedral.
Extraño otoño
de
desahucios
y
suicidios;
de
amor
a
pesar
de
todo.

Extraño otoño
de
algaradas
y protestas
de
apoyo mutuo
total;
de versos
extraños versos
que no hablan de golondrinas
que incitan
ya
a
estallar.

Felipe Zapico, sumido en la niebla con la granada en la mano.

1 comentario:

Mareva dijo...

al leerlo, es como llegar a casa, si acaso la casa y escuchar las calles entrar en dolorosa esperanza, tal vez en lluvia, en una pedrada y no hay calefacción y caen las hojas..

tu poesía revuelca y empuja un placer caer por aquí.